Apuesto a seguir creyendo

Apuesto a seguir creyendo

Sin temor a equivocarme la crónica que la mayoría debe estar esperando debería ir en el siguiente tono:

 “Liga jugó horrible, no la vio por ningún momento. Todos son malos jugadores que no merecen siquiera ponerse la gloriosa camiseta del Rey de Copas porque no están a la altura del equipo y de la Institución en general. El recambio tiene que ser obligatorio y debe ocurrir ya porque muchos están viejos y tienen que irse a la casa como otros ya lo hicieron. Es hora de poner a todos los juveniles, absolutamente todos, en la cancha en todos los partidos que faltan, porque siempre será preferible perder con los jóvenes que están aprendiendo a hacerlo con los viejos que ya son inútiles.

Además Edgardo Bauza ya cumplió su ciclo hace rato. Es momento de que dé un paso al costado porque mucho se equivoca, porque el discurso siempre es el mismo y éste a los jugadores ya no les llega, ya no lo quieren en el equipo y tampoco le hacen caso. Además hay muchísimos lesionados porque su grupo de asistentes no trabaja entonces la preparación física es nula….”

Y así por el estilo. Cada quien es libre de opinar lo que crea conveniente, expresarlo de tal o cual forma y todas las posturas son respetables, pero considero que hay cosas realmente exageradas. Claro que podría escribirla de esa forma, lo que sería interesantísimo para que la web de Cyberalbos reviente en visitas al artículo y sea mil veces compartido en redes sociales, pero sería una enorme incoherencia versus el mensaje que he venido transmitiendo y lo que aquí proponemos.

El partido fue interesante, con los dos equipos buscando el arco rival, con un Macará que sorprendió por no venir a encerrarse como suele ocurrir de manera acostumbrada y eso es solamente por el momento que está viviendo el equipo. Sin embargo Liga tampoco se quedó, lo buscó y Echeverría puso a la U en ventaja con un gol de cabeza tras centro de Vitti en un tiro libre cuando se jugaba el minuto veintiocho del primer tiempo. Echeverría que desde hace dos semanas es un jugadorazo pero que hace un mes atrás era un paquetazo para la mayoría. Hasta ese momento Liga iba bien, Bauza le encontraba la forma al equipo, la hinchada de fiesta, todos los jugadores eran importantes en la cancha, etc. El un extremo.

La verdad, el gol empujó al equipo mucho más hacia adelante, golpeó a Macará y en ocasiones pudo definirlo. Tampoco digo en cantidades incontables, pero el equipo de Bauza siempre lo buscó, apelando precisamente a ese buen momento que he venido comentando en esta columna las últimas semanas.

En la etapa de complemento el partido no varió en su trámite, lo cual suponía un segundo tiempo de ida y vuelta, de ocasiones de gol… como finalmente ocurrió. A mi criterio, el partido se le va de la manos a Liga en el empate de Macará. No en éste como tal, porque el gol de Martínez es conseguido de manera limpia, de cabeza, tras tiro de esquina de Omar Guerra. Era el minuto quince de juego, sesenta del tiempo corrido. Esos quince minutos tan importantes de los que siempre he hablado y quienes leen esta columna de forma habitual lo entienden.

El problema es que Alman primero indicó que no fue gol y pitó algo en el área. Los jugadores de Macará se le fueron encima a reclamarlo y segundos después dijo que sí es gol, entonces los locales hicieron lo mismo. Me parece que ese factor marcó el desempeño de la U en lo posterior del juego. Los cambios hechos por Bauza, hablando en frío, no fueron descabellados, quizás discutible el último aunque el D. T.  en rueda de prensa reconoció que se equivocó en aquel. La lesión de Reasco obligó a replantear el módulo táctico para pasar al 1-3-4-1-2 y por eso sorprendió la salida de Nahuelpán. Eso significó que Echeverría, comodín muy interesante, se retrase un poco para ayudar en marca pero también se lesionó y así debió terminar el partido.

El gol de Pirchio al minuto noventa de juego, es parte de la anécdota ya, lo que sigue ratificando que el fútbol da lecciones. Significó también una suma de pifias, broncas, insultos y el tan sonado Fuera Bauza que por cábala o sentimiento real, también ya resulta cansón y aburrido. Nuevamente el otro extremo. Del éxtasis a la agonía  como dice la canción de La Bersuit. ¿No dicen que en las malas es cuando más hay que estar y apoyar? Son las contradicciones lógicas del discurso de afuera. No intelectualizo al fútbol ni a la pasión, pero como vengo diciendo, a esto le falta largo. Decido seguir apostando. ¿Se suman?

Alineaciones:

Liga: Alexander Domínguez, Néicer Reasco (Claudio Bieler, 67′), Norberto Araujo, Diego Calderón, Galo Corozo, Fernando Hidalgo, José Francisco Cevallos (Patricio Urrutia, 62′), Ulises De la Cruz, Eduardo Echeverría, Pablo Vitti, Ariel Nahuelpán (José Luis Gutiérrez, 78′)

Macará: Cristian Mora, Pedro Esterilla, Luis Carlos, Fabio Segovia, Luis Ayala (Israel Chango, 75′), José Luis Cortez, Domingo Martínez, Jhonny Baldeón (Michael Endara, 75′), Omar Guerra, Carlos Quintero (Eduardo Bone, 63′), Marcos Pirchio.