27/Dic/1998 Liga 7 – Emelec 0

27/Dic/1998 Liga 7 – Emelec 0

Recuerdo haber ido junto a mi papá y mi hermano muy temprano a Casa Blanca, de hecho el reloj marcaba las siete de la mañana. 

La emoción de asistir a la primera final del equipo en su estadio propio, le daba una carga mucho mayor a la que normalmente ya se tiene llegando un partido como aquel. En el ambiente se respiraba mucho optimismo, no exitismo ni seguridad extrema de que el resultado se lograría; sin embargo, parecía que la derrota en Guayaquil uno a cero, el miércoles previo, era remontable. Además, si bien había sido un buen año, la clasificación había sido complicada….ese es el fútbol.

El uno a cero demoró en llegar, en un primer tiempo que, como ocurre en esos casos, fue a toda velocidad. La ansiedad se había apoderado de propios y extraños ante cada ataque del equipo de Paulo Massa, hasta que llegó el gol de Ulises de la Cruz muy cerca del final del primer tiempo. Inolvidable narración de Alfonso Laso Ayala: “El balón es de Ulises, se viene con todo la Liga, pelota de Alex Escobar, solito Ulises…gol”

Los seis restantes ya son parte de la anécdota y de la historia del fútbol ecuatoriano al haberse definido un campeonato con un siete a cero categórico e indiscutible, en una tarde que Emelec no la vio y que fue todo de Liga, incluyendo un casi gol olímpico del “Maestro” Alex Escobar.

Ese título, que era el quinto en la historia de La Bordadora, y el primero en su casa, definitivamente marcó muchísimas cosas, como el camino al bicampeonato conseguido en el 99, que luego de una serie de cosas derivó en el descenso en el 2000, etc, hasta llegar a la cima del Continente, y casi del mundo de no haber sido por Edwin Van der Sar…tema de otro post.

Hoy se cumplen catorce años de haberle visto a Liga Deportiva Universitaria dar esa vuelta olímpica, con jugadores como Jacinto Espinoza, Byron Tenorio, Santiago Jácome, Ulises de la Cruz, Neicer Reascos, Luis González, Nixon Carcelén, Alex Escobar, Eladio Rojas, Eduardo Hurtado, Carlos María Morales, entre otros.  Catorce años en el que las sensaciones y emociones vividas ese domingo, sólo se equipararon con el título de la Copa Libertadores del 2008. Sensaciones irrepetibles, aún cuando más títulos vinieron, porque significaron más que un campeonato.

Liga Bendita!

 *Foto: Diario El Universo – Especial 55 años de Pasión