2016, un año interesante

2016, un año interesante

Después de la ilusión generada y la correspondiente desazón por no cumplir el objetivo que se trazó el cuerpo técnico en el año 2015, la dirigencia de Liga Deportiva Universitaria se trazó un nuevo destino para 2016: cumplir una gran actuación en Copa Libertadores y conseguir el campeonato ecuatoriano, esquivo ya por 6 temporadas.

Para lograr este objetivo se necesitan tres frentes claros: un buen financiamiento, un cuerpo técnico experimentado y un grupo de jugadores cimentado, con adiciones que permitan llegar a buenos picos de rendimiento, tanto físico como intelectual y de grupo. Al parecer todas estas premisas se están cumpliendo.

En primer lugar, el financiamiento llega a través de varias fuentes: auspiciantes, derechos de transmisión televisiva, taquilla, publicidad, venta de artículos relacionados (desde la camiseta oficial, hasta peluches), venta de jugadores, etc. Cada rubro tiene un peso específico y cubre necesidades puntuales; hay que recordar que se tienen varios ítems para gasto dentro de un equipo de fútbol: pases yy sueldos de jugadores, sueldos de personal (se necesitan médicos, cocineros, jardineros, etc.), costos administrativos, costos de mantenimiento de complejo y estadio. La administración de un equipo de fútbol es bastante compleja, sobre todo para un equipo grande como Liga.

En segundo lugar, la dirigencia contrató a Claudio Borghi para el 2016. Un técnico que ha conocido las mieles de la victoria y la amargura de la derrota, y que tiene un palmarés muy interesante: tetracampeón con Colo Colo, campeón Clausura con Argentinos Jrs., pasos por Boca Jrs., Independiente y Selección Chilena. Cuando se conversa con él (a través de las ruedas de prensa principalmente), se nota que es una persona que sabe mucho de fútbol y tiene todos sus conceptos claros: el fútbol no es un misterio, se debe jugar con inteligencia y se debe conocer al rival. Puede parecer que no es nada especial; sin embargo, muchos entrenadores no tienen estos tres principios claros o los mezclan de manera inapropiada. La contratación de Borghi augura un gran campeonato para Liga.

En tercer lugar, Liga ya tiene un grupo de jugadores cimentado. Luis Zubeldía hizo un gran trabajo con el equipo, promoviendo jugadores de la cantera de Liga (Batalla, Intriago, Cevallos), y haciendo que los mismos engranen casi a la perfección con los experimentados (Araujo, Hidalgo, Reasco). Este grupo se junta con grandes contrataciones realizadas en 2016: Padilla, Villalba, Ayoví, Puch, Alemán, Tenorio. Es tarea de Borghi engranar toda esta maquinaria y, según sus propias palabras, “tener el lindo problema de decidir cada alineación, porque tenemos grandes jugadores”. Cómo resuelva ese “problema” y logre hacer que cada uno rinda a todo vapor es precisamente el trabajo que se le exige, tanto al cuerpo técnico como a jugadores.

2016 se presenta como un año interesante, de promesas y sueños para el equipo, dirigencia e hinchada. Como se logre, dependerá del esfuerzo de estos tres estamentos: el equipo a realizar sus deberes, la dirigencia manteniéndolo siempre cómodo y la hinchada apoyándolo desde todos los sitios que le corresponden. ¡Vamos por un gran 2016!

Deja tu comentario: