15 años en casa

15 años en casa

Parece que fue ayer. Un jueves 6 de marzo de 1997, Liga Deportiva Universitaria estrenaba casa nueva. La Casa Blanca le daba la bienvenida al fútbol de la Central. La visión y el empuje de Rodrigo Paz hacía real un sueño que parecía imposible poco tiempo atrás.

Lo sucedido aquella tarde y noche en la maravilla de Ponciano fue para nosotros, los hinchas de toda la vida, lo más parecido a tomar posesión de “tu” nueva casa, de esa por la que habías luchado siempre.  Por fin ya dejaríamos de vernos forzados a mirar a otros equipos, o peor aún dejar nuestro dinero para alguien que no sea la Liga.  En casa propia ya no íbamos a compartir asientos con otros que no compartan nuestra pasión. Todo sería diferente.  Y soñábamos. Ahora, de ley, íbamos a sumar otros campeonatos a los 4 obtenidos en nuestra historia. Y hasta nos imaginamos lo “imposible”: Liga Campeón de América…   La salida del equipo, por primera vez, tuvo otro significado.  Esos goles de Ferreira, Guevara y Hurtado se gritaron con la fuerza de una final.

Así como en el hogar, poco a poco fuimos posesionándonos de la casa. La sala – la general, la cocina – el bar, el patio – el parqueadero, el comedor – la tribuna, la sala de estudio –  el palco, las habitaciones – las suites. Oriente, occidente, norte y sur fueron recorridos de principio a fin, después de todo, esto era nuestro.  Y como  era lógico, en nuestro hogar formamos una familia, una de muchos hermanos. Este hogar que fue cobrando vida desde aquel 6 de marzo, que llegó al éxtasis por primera vez aquel 27 de diciembre del 1998 en la final del 7 a 0 a Emelec, pero que, en mis recuerdos, latió y fue uno solo una noche de abril en 1999, cuando Capurro encajó un gol sobre el final del partido ante River Plate. Al final quedamos eliminados (por penales) aquella noche, pero quedó un precedente, ese estadio estaba vivo y los éxitos llegarían.

Cuantas historias, cuantas vivencias. En esa Casa Blanca a la que fuiste con tus padres, tu pareja, tus hijos… Las primeras victorias oficiales, las internacionales, los campeonatos locales, los campeonatos de América. 15 años de pasión, 15 años que esperamos se multipliquen por mil. Porque nuestra casa es única, es nuestro hogar, es la Casa Blanca.

Deja tu comentario: