¿Dónde queda la magia del Mago?

¿Dónde queda la magia del Mago?

Franklin Salas, ícono histórico y símbolo del LIGA DEPORTIVA UNIVERSITARIA, atraviesa una situación curiosa, dura, difícil de comprender; y, al mismo tiempo, triste.

Todos conocemos las grandes condiciones técnicas de Franklin, su rapidez mental, picardía y alegría para jugar al fútbol, además de su “don de gente”; virtudes que le han hecho merecedor del sobrenombre: “Mago”.

Desde sus inicios el Mago ha sido parte de la rica historia contemporánea de LDU. Poco a poco fue ganándose un puesto en la cancha y en los corazones de la hinchada, llegando a convertirse por mérito propio en una imagen referencial de nuestro equipo.

Sin embargo, desde hace algunos años (contamos ya casi 4), Franklin Salas ha pasado marginado de las canchas tanto por sus lesiones como por el gusto futbolero de algún entrenador y, además, por los exitosos resultados de la misma Liga que han provocado que se lo extrañe menos.

Y decimos que su situación es curiosa ya que, a pesar de no jugar por tanto tiempo, sigue siendo un símbolo indiscutible de la “U” y sus hinchas, especialmente los niños, lo inundan de muestras incondicionales de cariño, como si su último partido hubiese sido el domingo pasado; esto seguramente responde a su innegable calidad y al paladar negro de aquellos a quienes nos gusta el fútbol fino que expone el Mago…

Pero la realidad del mago es difícil y nos duele pues encontramos al Patón Bauza señalando de manera clara que Franklin no se encuentra dentro de sus planes; y uno se pregunta: ¿Cómo un jugador así no es del gusto de un entrenador?; y al mismo tiempo digo: ¿Cómo contradecir a un entrenador como el Patón, otro símbolo de LIGA, al que le debemos tantas glorias?… La disyuntiva es grande.  Futbolísticamente hablando, no podemos reprocharle nada al Patón pues los logros de LDU respaldan sus decisiones; “futboleramente” hablando, ¿cómo no pedirle al técnico que le de una oportunidad al Mago?.

Finalmente, hemos visto con tristeza cómo Salas ha pasado un mal rato en su intento de calar en la MLS, allá tampoco agradó a los técnicos de aquellos equipos en los que se presentó… Sigo preguntando: ¿Qué le está pasando al fútbol de hoy?.

En fin, la realidad es que Franklin no ha podido ser vinculado a un equipo del exterior, que su contrato aquí es tan importante que tampoco resulta atractivo (económicamente hablando) para los equipos ecuatorianos; y vemos como un símbolo de la “U” podría terminar vinculándose a un rival de Liga en el campeonato nacional.

No sé si estoy loco o equivocado pero considero que el Mago en buen nivel es un jugador indispensable en cualquier equipo. No tengo a quien reclamar por lo ocurrido pues, al mismo tiempo, veo que Franklin ha sido un actor de reparto en los últimos éxitos del Albo; pero me encantaría que al Patón le guste un poquito más el Mago, para que siga siempre en Liga, y no me resigno a verlo con otra camiseta. Eso me provoca demasiados celos.

Sea como sea, solo puedo desearle suerte a Franklin “el Mago” Salas y soñar con un regreso glorioso a LDU.

Deja tu comentario: